El control de la halitosis

Comparte esto:

El mal aliento, también llamado halitosis, se trata de un problema leve que muchos pacientes consideran grave, por el tipo de consecuencias que pueden tener para su vida diaria. Se trata de una de las dolencias que los pacientes suelen consultar con más frecuencia a nuestros especialistas en salud e higiene dental de Dentosalud en Madrid.

El alivio de este problema, ayuda a mejorar la rutina diaria de los pacientes, y a sentirse más cómodos consigo mismos, los cuales asocian la halitosis a dificultad en las relaciones sociales, mal sabor de los alimentos o problemas dentales causados por la flora bacteriana.

El mal aliento depende de muchos factores, aunque en principio se puede decantar gran parte de la responsabilidad en una higiene dental algo escasa o deficiente, en cantidad o en calidad. Nuestro objetivo como profesionales de este asunto, es que los pacientes se sientan tranquilos al comprobar que tiene solución, y que con unas simples pautas que se deben realizar todos los días, la incomodidad del mal aliento desaparecerá, y la seguridad volverá a invadir la vida diaria del paciente.

Ofrecemos nuestros datos de contacto en el siguiente enlace, para que los pacientes puedan pedirnos cita de manera inmediata, y solventar cuanto antes este efecto indeseado en el aliento.

HALITOSIS: CAUSAS POSIBLES

Como ya se ha comentado con anterioridad, unos dientes mal cepillados, una lengua con restos de saliva y comida, o caries que no se han detectado o corregido, son causas directas de tener mal aliento. Se tratará de una serie de inconvenientes dentro de la boca, que en su momento podrán ocasionar este incómodo problema, que tanto imposibilita a los pacientes a seguir una vida normal y sana.

HALITOSIS-1

Las sustancias que se depositan en la boca, hacen que una serie de sustancias tóxicas se acumulen en la cavidad oral, y produzcan todos estos tipos de problemas que tanto incomodan a quienes los padecen.

Las limpiezas de boca se han de hacer de acuerdo a ciertos protocolos de frecuencia y funcionalidad, que los pacientes no siempre cumplen, por lo que animamos a éstos, a que se involucren en una higiene dental adecuada para los objetivos que se quieran conseguir, y como no, para alcanzar un nivel básico de salud dental.

En resumidas cuentas, el mal aliento podría estar producido por una higiene mal gestionada, o bien, por las enfermedades de las encías que se crean por esa misma causa, el hecho de que la flora bacteriana altera la naturaleza de la boca, y es más vulnerable a ser atacada por esa propia placa bacteriana.

Por otro lado, el hecho de consumir alimentos que intoxican de alguna manera el aliento, también podrá verse corregido en cierta medida. Estos alimentos podrían ser la cebolla y el ajo, entre otros, ya que reaccionan con la saliva, creando una serie de sustancias de olor característico, pero que no suele resultar agradable ni al paciente ni a los demás.

En cuanto a sustancias que creen mal aliento, también el tabaco y el alcohol son candidatos a lo mismo, por ser sustancias extrañas que no crea el propio organismo,  a las que el cuerpo reacciona con ese olor tan poco agradable, que conlleva un problema de halitosis.

En última instancia, la sequedad bucal que algunos medicamentos provocan, también hace que el mal aliento sirva de defensa o de liberación de esas reacciones que se producen en el organismo, donde la solución es tomar las medidas oportunas para paliar al máximo posible el problema del mal aliento en pacientes de Dentosalud.

Por último, en muchas ocasiones, enfermedades como el cáncer o la diabetes, pueden ser candidatas idóneas para producir halitosis, tanto por la medicación como por los procesos internos de la propia enfermedad.

COMO SABER SI SE TIENE MAL ALIENTO

Para detectar si se tiene mal aliento, lo mejor es tener a alguien de confianza delante, para que le diga al paciente que su aliento no es agradable, y si esto no sucediera, también es posible dar por hecho que existe, y agilizar el hecho de detectarlo para que no vaya a más, y para que no incomode a ningún paciente ni persona cercana al mismo.

HALITOSIS-3

La forma más habitual para detectarse a uno mismo el mal aliento, es echarlo en la palma de la mano, de forma que se podría detectar que ese olor procede de algún alimento que se hubiera consumido de forma reciente, o bien, el aliento natural de cada persona.

De esta forma, tomarse la salud dental y la higiene oral de manera seria, hará posible que los pacientes se sientan más seguros y mucho menos cohibidos en contextos sociales, que si aprecian que su aliento no es agradable y los de su alrededor lo detectan y huyen.

COMO PREVENIR EL MAL ALIENTO

La prevención del mal aliento puede ser suficiente con el hecho de comer alimentos que no lo provoquen, y en otros casos, habrá que hacerse un estudio más a fondo para delimitar las causas que lo podrían ocasionar.

Nosotros desde Dentosalud proponemos una serie de consejos para evitar situaciones de halitosis incómodas y poco agradables para los pacientes y sus cercanos.

Un cepillado en profundidad de lengua y dientes, por lo menos dos veces al día, aparte de llevar a cabo una limpieza dental con hilo dental, para retirar la placa bacteriana restante que el cepillo no alcanza, puede ser una muy buena medida del control del olor de la boca, y de enfermedades periodontales graves.

Si se utilizaran prótesis dentales removibles, convienen dejarlas en agua por las noches mientras se duerme, después de haber realizado una limpieza a fondo de las mismas. De esa forma, se evitará el acumulamiento de suciedad, y en consecuencia, la provocación de olores poco agradables.

En cualquier caso, somos conscientes de que la halitosis es un problema que convienen solventar cuanto antes, y por ello, confiamos en que nuestros pacientes nos consulten para cualquier duda que les surja al respecto. Es por esto, que les facilitamos nuestros datos de contacto, solo con pinchar aquí.

Comparte esto:

Se han cerrado los comentarios