SALUD PERIODONTAL EN LA PUBERTAD

Comparte esto:

Clinica Dental Ciudad Lineal: Higiene Bucal y Prevención de la Gingivitis

La pubertad dura de tres a cuatro años comenzando entre los nueve y los once años, finalizando en torno a los quince años. En la pubertad se dan cambios tanto en el organismo entero así como en la cavidad oral, englobando dientes, tejidos de soporte y esqueleto maxilofacial.

Durante la pubertad en la mujer se da un aumento en la producción de estrógenos y progesterona. La encía es un tejido diana para la acción de las hormonas esteroideas, esto provoca un incremento en el líquido gingival exagerando la reacción de las encías a los irritantes locales.

Los estrógenos y la progesterona actúan a través de los mediadores de la inflamación, así como en la composición de la placa, de tal forma, que, algunos patógenos periodontales presentes en la pubertad podrían estar relacionados directamente con estas hormonas.

clinica-dental-ciuidad-lineal-salud-periodontal

En la pubertad es muy común que aparezca la gingivitis, que es el primer estadío de la enfermedad periodontal, suele estar provocada inicialmente por una falta de motivación en la higiene bucal típica de esta etapa, contribuyendo a la misma. También se agrava por los cambios hormonales anteriormente mencionados.

En la pubertad femenina tiene lugar la aparición de la primera menstruación o menarquia, la cual se regirá por unos ciclos en los que se producen fluctuaciones de los niveles hormonales. Estos cambios hormonales influyen directamente en las encías provocando un aumento en la inflamación y el líquido gingival durante la fase de menstruación.

La gingivitis que tiene lugar en la pubertad es igual que la provocada por el acúmulo de placa bacteriana, con la diferencia que en la pubertad es más común que aparezcan signos de inflamación gingival con niveles bajos de acúmulo de placa. En esta etapa también hay un aumento de la circulación sanguínea en los capilares terminales, lo cual favorece el sangrado de la encía. Otro punto a tener en cuenta es que es un período de dentición mixta, lo que favorece la retención de placa, restos de alimentos y dificulta la higiene.

El uso de anticonceptivos orales influye negativamente en las enfermedades periodontales, ya que constituyen una fuente exógena de estrógenos y progesterona. Otras situaciones de la adolescencia relacionadas con la patología periodontal son los trastornos de la conducta alimentaria tales como la anorexia o la bulimia nerviosa. En estos trastornos pueden aparecer también la gingivitis producida por la mala higiene, disminución en la producción de saliva y deficiencias dietéticas.

Es habitual que en la adolescencia se inicie el hábito del tabaco, factor agravante de todas la enfermedades periodontales. Provoca una destrucción más rápida del periodonto, altera la placa bacteriana subgingival y disminuye la respuesta inmunitaria.

La colocación de piercings en la cavidad oral es muy frecuente en la adolescencia y pueden traer consecuencias como: fracturas y desgastes dentales, retracción gingival, infecciones, etc.

La mejor manera de prevenir la aparición de la gingivitis es con una correcta higiene diaria que incluya una buena técnica de cepillado y el uso de la seda o cinta dental. También son importantes las revisiones regulares y las profilaxis realizadas por un profesional, el cual pautará la regularidad de las visitas.

Comparte esto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>