Ortodoncia

ortodoncia sonrisaLa ortodoncia es una especialidad de la odontología que corrige los dientes “mal puestos”, así como las alteraciones del hueso del maxilar y la mandíbula. La corrección de los dientes y de las bases óseas se realiza mediante aparatos que pueden ser fijos o “de quita y pon”, según el caso. Éstos aparatos ortodónticos y las técnicas de trabajo han evolucionado mucho; así que hoy en día disponemos de técnicas estéticas que han hecho que los aparatos prácticamente no se aprecien.

Existen brackets cerámicos que tienen prácticamente el mismo color que el diente, que permiten un tratamiento de Ortodoncia más estético y que pasa más desapercibido pero igualmente eficaz que el tratamiento con brackets metálicos y además en la actualidad se pueden tratar determinadas maloclusiones con férulas invisibles.

La ortodoncia no tiene edad límite de tratamiento. Los dientes se pueden corregir a cualquier edad. A los niños se les aconseja llevarlos al ortodoncista antes de los seis años para poder detectar alteraciones dentales o esqueléticas importantes de manera precoz y poder corregirlos fácilmente.

Los dientes rectos y alineados ayudan a una correcta mordida, masticación y habla. También son importantes en la salud de dientes y encías y en la prevención de enfermedades a nivel general.

El valor de una buena sonrisa no debe subestimarse. Una apariencia saludable es fundamental para la autoestima. Ésta mejora a medida que el tratamiento de ortodoncia va llevando a los dientes, labios y cara al lugar que le corresponde y en su justa proporción. Es este sentido, el tratamiento de ortodoncia puede beneficiar también a las personas socialmente y en su profesión, así como mejorar la actitud de las mismas ante la vida.

Los dientes alineados son menos propensos a caries y a enfermedad de las encías. Se tiñen menos y se deposita en ellos menos sarro y placa bacteriana. Además son más fáciles de cepillar y de mantener en salud.

Los problemas ortodóncicos que no se tratan, suelen empeorar con el tiempo. Pueden producirse caries, enfermedad de las encías, destrucción del hueso que rodea al diente y dificultades digestivas en la masticación. Los dientes malposicionados pueden condicionar. una función masticatoria ineficiente, sobrecarga de algunas piezas y dolores de cabeza y cuello.

Un tratamiento de ortodoncia para corregir este tipo de problemas antes de que surgan estas consecuenias nocivas será mucho menos costoso que el tratamiento restaurador necesario para corregir los problemas más serios que surgirán a lo largo de los años.

Se han cerrado los comentarios