9 Errores al cepillarte los dientes

Cada día nuestra sociedad por suerte está mas concienciada con la importancia de la salud e higiene bucodental, es por ello que es necesario abordar un tema tan sencillo como el cepillado dental.

Existen algunos errores al cepillarte los dientes muy comunes y a la orden del día.

Estos errores son muy importantes para conseguir unos resultados satisfactorios.

Veamos algunos de ellos:

 

  • No cepillarse la lengua: En la lengua también se asientan bacterias. En muchas ocasiones este es uno de los problemas de la aparición de halitosis o mal aliento. Hay que cepillar la lengua para eliminar estas bacterias, si no se irán acumulando.

 

  • Demasiada pasta dental Que nuestro cepillo tenga mucha pasta de dientes no significa que estemos haciéndolo mejor. Es más estamos malgastando pasta de dientes innecesariamente. Con el tamaño de un garbanzo es suficiente para realizar un cepillado óptimo.

 

  • No utilizar hilo dental: Al principio cuesta, pero es como todo. No te desanimes que con poco tiempo pasarás el hilo entre tus dientes de una forma rápida. Resulta fundamental realizar esta técnica ya que después del cepillado quedan muchos restos de comida en espacios interdentales a los que el cepillo no suele llegar. El uso del hilo dental hace que se reduzca la probabilidad de aparición de caries.

 

  • No lavar tu cepillo: Una vez que acabas de cepillarte, hay que lavar el cepillo dental ya que este puede contener restos de pasta dental así como cualquier tipo de suciedad. Hay de dejar el cepillo apoyado verticalmente para que las cerdas se sequen.

 

  • Poner el capuchón del cepillo tras su uso: Este error es bastante común por lo mencionado en el punto anterior. Resulta conveniente que las cerdas del cepillo se sequen. El capuchón impide este proceso. Es recomendable ponerlo una vez esté seco.

 

  • No utilizar un cepillo de dientes adecuado: A veces compramos cepillos dentales sin criterio alguno. Nos gusta el color o quizás es el más barato, pero… ¿Es el adecuado? Por este motivo resulta básico ofreceros unas nociones básicas para saber qué cepillo de dientes hemos de comprar. Os dejamos con este Videotutorial de nuestra higienista bucodental con unos consejos para que tu compra sea excelente.

 

  • No cambiar el cepillo tras un resfriado o enfermedad: Tras un resfriado o enfermedad se produce un exceso de moco o simplemente la propia tos. Estos síntomas son comunes y pueden hacer que alguno de estos “seres indeseables” proliferen y se asienten en nuestro cepillo. Una vez pase tu resfriado cambia el cepillo para cerciorarte que todo vuelve a estar en orden

 

  • Cepillarte con mucha fuerza: Este efecto resulta perjudicial para tus dientes. No por hacerlo con excesiva fuerza significa que estén más limpios. Podrías dañar tu esmalte y encías. Recuerda que estás cepillando tus dientes y quitando la grasa de una olla grasienta.

 

  • No cambiar el cepillo: Resulta fundamental cambiar tu cepillo de dientes cada 3 meses aproximadamente. Las cerdas empiezan a degradarse y su forma no es la que debería ser. El efecto del cepillado se degrada cada vez más y conforme pasa el tiempo.
Share This