Cómo afrontar el miedo al dentista

Suele ser habitual que los pacientes presenten miedo al dentista de una forma totalmente irracional, y que ese miedo les paralice hasta el punto de no querer realizarse ningún chequeo dental, por lo que aconsejamos lean estas recomendaciones para que si les pasa, sepan que pueden controlar esa ansiedad y seguir teniendo una salud dental de hierro.

Desde Dentosalud queremos hacernos eco de todas aquellas ayudas que faciliten la asimilación de ese tipo de miedos en el día a día, para que sepan que superándolos se sentirán siempre positivos y alerta a todas aquellas cuestiones que perjudiquen la evolución natural de esos miedos irracionales.

Imaginar que un paciente va al dentista puede ser una tarea algo desagradable y complicada para el paciente, por lo que merecerá la pena evaluar esos momentos en los que prevalece la ansiedad, y aprender a controlarlos de forma tranquila e inteligente, solo así será posible que el paciente disfrute de su tratamiento, viendo que los resultados se asemejan a los esperados por profesionales de los dientes y por los propios pacientes.

La confianza que queremos desarrollar en nuestros pacientes habituales, la queremos hacer extensa a todas las facetas de los mismos por las que pasan, ya que cada tratamiento requiere de un tiempo y una atención, pero en definitiva, todos los pacientes necesitan ser atendidos de manera personal y dedicada, y es por eso que desde Dentosalud en Madrid, brindamos a todos nuestros clientes actuales y venideros el siguiente enlace con nuestros datos de contacto, para que no pierdan la oportunidad de seguir sintiéndose sano y con una sonrisa espléndida.

¿PORQUÉ SE TIENE MIEDO AL DENTISTA?

A la hora de realizarse cualquier tratamiento dental para mejorar la salud bucal y el aspecto más estético de su boca, es importante pensar en el proceso que conlleva a ello, y en este sentido, es probable que ese temor que tiene al dentista, se materialice de una forma incómoda y poco racional, que conviene controlar y manejar lo antes posible.

En muchos casos, ese miedo irracional al dentista se deriva del dolor que se ha podido experimentar en tratamientos dentales anteriores, como de endodoncia o cirugías, que posiblemente al llevarse a cabo cuando la anestesia aún no había hecho efecto, o porque el problema fuera complejo de resolver, la idea de la función del dentista se ve truncada de cara al paciente, y lo afronta con un miedo difícil de controlar que le genera ansiedad desde el primer instante.

En otros casos, es el mero pensamiento de estar tumbado en el sillón de la sala de odontología con la boca abierta y viendo como se introducen herramientas en la misma, lo que hace que el paciente se sienta indefenso y temeroso de lo que le vaya a suceder.

En cualquiera de los dos casos, es la propia incertidumbre de la situación la que ocasiona que ese paciente afronte la situación de una manera errónea, dando un significado negativo a la figura del dentista y al entorno que le rodea. Se trata de combatir esa sensación de la mejor manera posible, y para ello les ofrecemos recomendaciones y consejos a realizar en la consulta y antes de entrar en ella cuando se acude al dentista.

RECOMENDACIONES ANTES Y DURANTE LA CONSULTA DEL DENTISTA

Antes de acudir a un dentista sabiendo que se tiene miedo a él, se deben analizar los motivos de ese miedo, ya que de antemano se sabe que son irracionales, por lo que todo aquello que se haga en pos de disminuir esa ansiedad inicial, será bienvenido a la hora de superar el miedo al odontólogo.

Cuando ya se ha visto la razón del miedo, y se tiene cita con el especialista, sería interesante poder visitar la clínica un día antes de tener que acudir a su cita,, para que el paciente vea que el resto de pacientes salen satisfechos de sus tratamientos, y para que en la medida de lo posible, le puedan explicar el procedimiento que se va a seguir en su caso particular.

La compañía que se lleve para esperar antes de ser atendido también será determinante a la hora de disminuir la ansiedad que se sentirá, ya que es una forma de distraerse pensando en otras cosas y no dando tanta importancia al hecho de acudir al dentista.

Una vez que se entra en la consulta, es importante hacer visible la preocupación que exista, y si se le cuenta al odontólogo el miedo que se tiene, él puede ayudar a refrenarlo y orientarlo de la mejor manera posible.

Una solución que suele funcionar es que el dentista le vaya explicando todos los pasos que debe dar para formalizar el tratamiento dental oportuno, así como que le de pausas al paciente para que se relaje y sea consciente de que el miedo está desapareciendo.

La ausencia de miedo al dentista será total después de varias sesiones de tratamiento, ya que estas cosas se deben tratar con paciencia, y se solucionan poco a poco y con la confianza suficiente en el profesional como para que el resultado vaya calando en el paciente.

De todas formas, desde Dentosalud animamos a todos nuestros pacientes a que salgan de sus citas sin ninguna duda, de forma que conozcan con detalle todos los pasos intermedios que requiere su tratamiento dental en concreto, para que la ansiedad vaya disminuyendo de forma natural al ver que el éxito es lo que impera en todo momento.

Aún así, si el paciente requiere saber aluna particularidad concreto de su proceso dental, solo tendrá que consultar el siguiente enlace con nuestros datos de contacto, y nosotros encantados, les resolveremos todas las dudas que se le hayan quedado sin resolver.

Share This