Cómo tratar la gingivitis del embarazo

Las mucosas se debilitan y se vuelven más sensibles frente a cualquier roce no demasiado excesivo, y eso es lo que ocurre con durante el embarazo, que las mucosas se encuentran mucho más sensibles a todo, y esto hace que el sangrado de las encías sea algo habitual, aunque no debe convertirse en algo normal.

Estos síntomas hay que tratarlos, e introducirlos en el estudio completo de cada paciente, para que la inflamación que supone el sangrado de encías no vaya a más y se ataje con tiempo, para no producir enfermedades de tipo periodontal, ni situaciones incómodas dentro de la cavidad oral.

En definitiva de lo que se trata es de conservar una salud dental impoluta, la cual es más fácilmente alcanzable, desde este enlace, en el que le proporcionamos toda la información relativa a la gingivitis y las preguntas que le puedan surgir al respecto.

El origen de la gingivitis son los depósitos de placa que se acumulan tras un cepillado deficiente, o incluso por la propia fisionomía de la dentadura dentro de la boca, aunque en cualquier caso, debe ser un problema que se trabaje conjuntamente con los profesionales de la salud dental, como el equipo de Dentosalud.

Con los detalles que podemos alcanzar en relación al comportamiento de la gingivitis en el embarazo, también vamos a arrojar luz en un asunto que muchas veces pasa desapercibido, pero que hay que cuidar con exactitud y mimo.

MAYOR FRECUENCIA DE GINGIVITIS DURANTE EL EMBARAZO: RAZONES

Durante el embarazo aumenta el flujo sanguíneo en todo el cuerpo, pero de manera particular en las encías, un lugar tan sensible a cualquier roce, es mucho más sencillo que éstas sangren y sufran una inflamación en ocasiones dolorosa, o por lo menos, bastante llamativa.

Al mismo tiempo, se produce un círculo viciosos, ya que al cepillar los dientes se elimina la placa bacteriana, pero si las encías duelen o sangran, se suele dejar de lado la limpieza en profundidad de los dientes, produciendo un efecto rebote que pude dañar sobremanera todas las estructuras dentales.

También influye el comportamiento de los primeros meses de las hormonas en el cuerpo, de forma que en algunos casos, las náuseas y los vómitos son muy frecuentes, y con los ácidos que suben del estómago, hacen que el esmalte de los dientes se vea perjudicado, y con ello también las encías, volviéndolas más sensibles y sangrantes al menor contacto. A esto se puede añadir la mayor congestión nasal que se produce en esos 9 meses, por lo que es más frecuente respirar por la boca, y eso también irrita e inflama las encías.

HAY QUE PREVENIR ANTES Y DESPUES DEL EMBARAZO

En caso de sangrado de encías, siempre hay que acudir al especialista para que diagnostique y ayude en la recuperación dental lo antes posible, pero si es un hecho que se pueda prevenir, aquí damos algunos consejos interesantes para ello.

En caso de presentar síntomas como los siguientes, convendrá acudir al dentista para que en caos de estar embarazada, le haga ciertas recomendaciones que le ayudarán bastante en el cuidado oral y dental.

Puede existir sensibilidad e inflamación en las encías, produciendo un color enrojecido o violáceo, que convienen consultar cuanto antes. Por otro lado, también aparecer las encías de un color brillante, que indica la tirantez a la que están sometidas por la excesiva inflamación de la zona. De una manera evidente, se sabrá que existe riesgo de gingivitis o síntomas claros de ella, cuando al cepillarse los dientes, comiencen a sangrar las encías.

 

Un control poco exhaustivo de las encías durante el embarazo, puede agravar los síntomas de la gingivitis, o incluso evolucionar hasta otro tipo de problemas periodontales, como las llagas orales, o el sabor desagradable aunque existan enjuagues habituales.

La prevención hace de tratamiento estrella para este tipo de dolencias, donde la claves se encuentra en llevar una adecuada limpieza dental en zonas que estando embarazadas, son más susceptibles de acumular placa bacteriana, y en los casos en los que el diagnóstico principal confirmado es de gingivitis dental, se puede realizar una limpieza dental completa, llamado técnica del alisado radicular, que elimina de raíz toda la placa bacteriana que no se encuentra visible a primera vista, y que podría ser el foco del problema.

En cualquier caso, en el siguiente enlace podrá contactar con nosotros de manera directa, para que le recomendemos la mejor opción para su problema periodontal.

Share This