La dentadura durante el embarazo

El mundo del embarazo es una aventura plena de emociones y momentos irrepetibles, pero al mismo tiempo existen aspectos que incomodan, preocupan o debilitan el estado de salud dental de la madre.

En este sentido, queremos apostar por una salud absoluta en las encías y los dientes de todas las mujeres embarazadas, que confían en nuestro criterio para sentirse preocupadas únicamente por sus bebés.

PRIMEROS CAMBIOS DENTALES EN EL EMBARAZO

Según datos de la Asociación Española de Odontopediatría, casi un 50 % de las mujeres en periodo de gestación, se ven inmersas en diversos problemas de salud dental, como la gingivitis, que se trata de una de las enfermedades más comunes en esta etapa de la vida de la mujer.

La gingivitis es una inflamación de las encías, que en este caso en particular, se produce por las fluctuaciones hormonales del organismo, que estimulan una bajada de defensas en las encías, de forma que la placa bacteriana actúa con mayor virulencia. Los síntomas suelen ser más evidentes entre el segundo y el tercer trimestre de embarazo, y se produce el llamado sangrado de encías al cepillarse, o al masticar algo de consistencia alta.

De igual manera que las hormonas producen debilitamiento en las mucosas dentales durante el embarazo, también debilitan en cierta manera el esmalte de los dientes, y atacaría de forma directa a cada pieza dental, por lo que se pueden producir más caries o estar más expuesta a que aparezcan, aunque este hecho no está comprobado que sea resultado directo de lo primero.

Por otro lado, durante el primer trimestre pueden existir náuseas y vómitos, que como se sabe, atacarían directamente el esmalte de los dientes, por lo que también la salud dental se ve mermada en estos casos.

Otra de las incomodidades durante el embarazo puede ser el exceso de salivación, la sequedad de boca, el mal aliento producido por las malas digestiones, los vómitos y el ardor de estómago, las cuales se suelen presentar en el primer trimestre del embarazo.

LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCION DENTAL EN EL EMBARAZO

Cualquier asunto de salud que se trate anticipándose a lo que se presupone va a ocurrir, ayuda a paliar síntomas y a mejorar  la recuperación en caso de finalmente, padecer la enfermedad o el proceso esperado.

Las visitas al dentista durante el embarazo deben ser las habituales, ni más ni menos, aunque si se recomienda al menos ir una vez durante el mismo, para hacer un control más cercano a los posibles indicios de gingivitis, caries o destrucción del esmalte dental.

En cualquier caso, si se notan las encías enrojecidas, más sensibles de lo habitual o inflamadas, así como si al cepillarse los dientes, sangran las encías, o si el mal aliento persiste durante mucho tiempo, es aconsejable una visita rutinaria al dentista.

También el uso de un cepillo pequeño para evitar las posibles náuseas ayuda a prevenirlas, así como usar pastas de dientes fluoradas, y cepillarse suavemente y más a menudo durante el día, sobretodo cuando se ingieran alimentos dulces o bebidas azucaradas.

OTRAS ENFERMEDADES DENTALES DE IMPORTANCIA EN EL EMBARAZO

Existen otro grupo de alteraciones bucodentales, que pueden afectar no solo al propio embarazo, sino también al momento del parto. Tal es el caso de la periodontitis, que se la relaciona de forma directa con el parto prematuro y los nacimientos de poco peso. Se trata de una inflamación crónica, donde los patógenos que la producen afectan a la naturaleza del útero durante el embarazo.

El parto prematuro puede acarrear consecuencias importantes en el desarrollo del bebé, por lo que una prevención adecuada de estos síntomas, junto con un control exhaustivo de la placa bacteriana en una higiene dental correcta y firme, y la realización de tratamiento apropiados según la gravedad de cada caso, puede atajar la evolución anticipada del parto, y que llegue a término sin más contratiempos.

RECOMENDACIONES SOBRE SALUD DENTAL PARA MUJERES EMBARAZADAS

Una embarazada es una mujer que se debe cuidar de una forma especial, ya que la prevención es fundamental en todos los aspectos de salud que se vean implicados durante esa fase.

De manera particular, la salud dental de una embarazada es uno de los aspectos que menos se cuida, por que no se le da la importancia que requiere, y esto precisa de una atención pormenorizada, para evitar consecuencias negativas, que perfectamente se podían haber evitado con un cuidado acorde al estado gestacional.

En primer lugar, somos de la opinión de que una revisión dental anual es lo mínimo que cualquier persona debe realizarse, y si se está embarazada, o se planea estarlo, se deba añadir a la revisión anual, una revisión más exhaustiva del estado de las encías.

La información sobre salud dental en embarazadas que esté a su alcance, debe ser revisada por ellas, ya que mantener una boca saludable durante el embarazo, facilita muchos de los procesos normales del embarazo, y en consecuencia, mejora la salud de la madre y del feto.

Si existe una enfermedad en las encías, tanto ginecólogos como odontólogos deben estar en estrecho conocimiento de lo mismo, ya que es fundamental la salud perfecta en este sentido, para un correcto desarrollo del feto.

Las limpiezas dentales deben efectuarse en algún momento del embarazo, con un primer objetivo de paliar la periodontitis, y con el segundo objetivo de prevención de la misma y de otros aspectos dentales, y esto se debería realizar entre las semanas 22 y 26 del embarazo.

Sin más, animamos a todas las mamás embarazadas que tengan como tarea pendiente realizarse una revisión dental durante el periodo de embarazo, que nos visiten y se informen sobre la importancia de la salud dental durante el embarazo.

Prevenir es cuidar su salud, y nosotros desde Dentosalud queremos lo mejor para sus dientes y su bebé.

Share This