El daño que produce la gaseosa en los dientes

Las bebidas gaseosas, constituyen uno de los alimentos con más alto consumo a nivel mundial.

Y es que estos productos, son manejados por grandes empresas que conllevan importantes campañas publicitarias, lo que permite que lleguen y estén a disposición de infinidad de personas.

A pesar de ello, el desconocimiento sobre los efectos adversos que se producen por su consumo excesivo, provocan en la población complicaciones a nivel de salud, que precisan en muchos casos de cuidados médicos, a causa del daño que produce la gaseosa en los dientes.

Sobre este particular, es importante tener presente que las bebidas gaseosas están constituidas por una mezcla de agua filtrada, dióxido de carbono, acidulantes y edulcorantes.

Y es que desde siempre, este tipo de bebidas en sus inicios eran creados como productos de uso farmacéutico, con fines para la indigestión y los dolores de cabeza.

Pero, con el paso del tiempo se han venido creando variedad de bebidas gaseosas y a su vez, se han ido detectando los efectos perjudiciales que éstas, pueden ocasionar en el organismo del ser humano, debido al elevado nivel de azúcar que contienen.

Desde Dentosalud somos conscientes de estos riesgos, y queremos arrojar luz en este sentido, por eso regalamos estos consejos de salud respecto al uso de bebidas carbonatadas con gas.

Efectos de la gaseosa en los dientes con el paso del tiempo

Las bebidas gaseosas, debido a su composición alimenticia, suministran cantidades de azúcares al organismo en gran proporción, por ejemplo, la fructosa genera daños a nivel de la sangre, provocando que se estimule el apetito en mucho de los casos. Lo cual, se termina convirtiendo en aumento de peso al punto de alcanzar el estado de obesidad.

Además, cada lata de bebida gaseosa equivale a 355 mililitros, que equivale a unas 150 calorías o 10 cucharaditas de tamaño pequeño de té en azúcar.

Por esta razón, el ingerir bebidas de este tipo de forma constante, no solo se fomenta al aumento de peso corporal, sino que además, se pueden provocar otras afecciones en el organismo que pueden poner en riesgo la vida de las personas de una manera grave.

Sumado a todo esto, tanto el azúcar como los ácidos que contienen las bebidas gaseosas, inducen a la aparición de caries dentales y a la erosión del esmalte dental.

En el caso de los niños y los adolescentes, la constitución del esmalte dental presenta las condiciones más óptimas para que se vea afectado por los ácidos que contienen las bebidas gaseosas, debido a la estructura de porosidad que presentan los dientes a esta edad.

Por tanto, se debe mantener un control adecuado del consumo de estos productos o en determinados casos, cambiarlos por otros alimentos que aporten otro tipo de nutrientes al organismo y que no generen este tipo de daños significativos al mismo.

En el caso de los niños, los padres deben tener un control considerable en el consumo de las bebidas gaseosas, dado que los niños tienden a seguir el mismo patrón de consumo que los adultos.

Asimismo, deben mantener una supervisión de los productos que consumen los niños, debido a que las bebidas gaseosas no deben ser ingeridas de forma regular, porque ocasionan daños a nivel del organismo y ayudan al desgaste del esmalte dental y a la aparición de caries en ellos.

Por consiguiente, se recomienda que para el consumo de las bebidas gaseosas se haga una sola vez por semana, manteniendo su ingesta de manera moderada para evitar los daños que ocasiona en el organismo.

Es decir, que no se recomienda consumir más de lo indicado de estas bebidas durante el día, para evitar de esta forma que aparezcan situaciones desagradables que terminen afectando al organismo, y a los dientes de forma particular.

Cantidades recomendadas en el consumo de bebidas gaseosas

Para el consumo de bebidas gaseosas, se sugiere que se preste atención a la composición de las bebidas, evaluando que tengan menos azúcar y ácidos.

En este sentido, se recomienda que al consumir bebidas de este tipo, se tenga que enjuagar la boca justo después de haberla ingerido, y de esta forma se permitirá remover esta sustancia de los dientes, y así poder se evitará el daño que produce la gaseosa en los dientes.

De igual manera, es algo común que después del consumo de cualquier alimento, y también de este tipo de bebidas, se haga uso del hilo dental, ya que será una forma más eficaz de combatir cualquier problema relacionado con la salud dental.

Sumado a ello, es indispensable mantener una correcta y periódica higiene dental, de forma que se acompañe el cepillado con el uso del hilo dental y con el enjuague bucal.

Cabe destacar, que no es recomendable hacer la limpieza justo después de consumir las bebidas gaseosas, porque el cepillado dental ayuda al ácido que contienen estos productos a destruir el esmalte dental y penetrar en él de manera mucho más profunda.

En suma, el hecho de consumir bebidas gaseosas, supone un riesgo que no merece la pena correr, ya que una salud dental férrea, es fundamental para que la salud general no se resienta, ya que la boca es la puerta de entrada de la salud en sí.

En Dentosalud queremos hacer partícipes en esta aventura del cuidado dental, a todos aquellos pacientes que requieren de cuidados dentales para seguir disfrutando de unos dientes sanos y bien cuidados siempre.

Share This