Importancia del esmalte dental

Durante las últimas décadas, ha existido una imperante creencia popular de que nuestro esmalte dental, es una estructura de naturaleza netamente ósea y calcárea.

Sin embargo, tal y como demuestran los estudiosos de la odontología, su característica principal es la dureza, y ésta es muy superior a la de nuestros huesos, todo como consecuencia de la concentración en capas de un mineral llamado hidroxiapatita.

Pese a estas propiedades, y aún por el hecho de contar con un significativo contenido proteico, el esmalte dental es una aglomeración que no tiene la capacidad para regenerarse, con lo que es responsabilidad de cada uno de nosotros evitar su deterioro.

En este texto, examinaremos qué papel juega el esmalte dental dentro de nuestro organismo, y de la misma manera los pacientes podrán contar con la opinión de nuestros odontólogos expertos en la materia, con los que podrán contactar a través de este mismo enlace.

ESMALTE DENTAL: CONCEPTO, ORIGEN Y FUNCIONES

EL TEJIDO CON MAS DUREZA DEL ORGANISMO: CONSEJOS SOBRE SU CUIDADO

Pese a poseer diferentes funciones mecánicas, la estructura de nuestros dientes resulta ser siempre la misma.

De forma contraria a lo que se piensa, el esmalte no es el responsable de la coloración del diente, pues este en sí mismo es traslúcido y deja pasar la luz contando con una profundidad de 2 a 3 milímetros en cada sección.

La responsabilidad del color de los dientes recae sobre su inmediata capa inferior, la dentina, elemento que en sí mismo da soporte al diente, secundado a su vez por la pulpa, último elemento nuclear de nuestro sistema, y el cual alberga todos los componentes vasculares y nerviosos necesarios.

Su simplicidad morfológica no ha sido impedimento para que la ciencia haya tratado de averiguar su procedencia, encontrándose esta con datos tan reveladores como inesperados.

De acuerdo con la información aportada por la revista Nature, nuestros dientes podrían tratarse de la actual expresión evolutiva de las escamas de una antigua especie de peces marinos.

Tal hallazgo ha sido realizado mediante las investigaciones de la Universidad de Uppsala, quien ha logrado establecer un vínculo en base al estudio del compuesto de Ganoina.

Algunos ejemplares de peces primitivos como el Lepisosteus oculatus y el Latimeria chalumnae, exhiben una corteza dental de características muy similares a la humana en la actualidad.

El traspaso de estas estructuras a otras especies incluyendo la raza homínida dominante, demuestra lo útil que ha sido su utilización para el mantenimiento de la vida en múltiples seres vivientes.

Con la llegada de una creciente masificación en los productos alimentarios que poseemos en la actualidad, a nuestra dieta han llegado en demasía los azúcares, los ácidos procesados y otros contenidos grasos, compuestos todos ellos que han dejado una severa huella en nuestro esmalte dental.

Existen técnicas que bien utilizadas, pueden ser muy útiles para conservar el buen estado del esmalte dental.

En primera instancia, se refleja la importancia que debe poseer el mantenimiento de una dieta balanceada, rica en calcio y minerales, ya que además de fortalecer el esmalte permitirá defenderse con mayor eficacia de las bacterias que causan el inicio de una acción agresora.

Respecto al consumo de dulces y azúcar, es importante conocer la posibilidad de que consumir aquellos que presentan un restringido nivel de azúcares, no sería novcivo para la conservación del esmalte, ya que la concentración de azúcar bajo la cual el flujo salival puede ser estimulado para repeler los ácidos, se controla de esa manera.

Otros hábitos como el fumar, también se recomienda que se eviten, ya que podría ocasionar daños de gran importancia.

Por otro lado, el cepillado habitual se debe realizar un total de dos veces al día, y siempre debe estar complementado con la aplicación local de flúor para rodear a nuestros dientes mediante un proceso de remineralización totalmente potente y efectivo.

Una modalidad bajo la cual este tipo de trabajo puede ser muy eficaz y siempre posible es la ingesta de agua con fluoruro, lo cual a largo plazo fungirá como una excelente herramienta para la defensa contra las caries y condicionará los fluidos salivares para dejar el efecto por mayor tiempo.

ANATOMIA DEL ESMALTE

El esmalte es mucho más que una estructura sin sensibilidad y desprovista de movimiento.

Desde el punto de vista anatómico, el esmalte dental es una construcción pensada para resultar ser desde un punto de vista mecánico, propicia para la trituración de toda clase de alimentos, para ello, los mismos se encuentran capacitados con todas las características que los convierten en auténticas máquinas de acción alimentaria en general.

Entre los mismos, pueden distinguirse dos tipos de partes, en primer lugar se encuentra el “prisma” o “cabeza”, el cual es la parte superior del mismo, compuesta por pequeños sobresalientes de forma oblicua.

La segunda sección denominada Bandas de Hunter-Schernger, sirve como soporte a la estructura integral de los dientes conformados por bandas de hidroxiapatita que recorren al esmalte dental de forma vertical ascendente.

Las mismas sirven de albergue a las células conocidas como ameloblasto, responsables de su característica fórmula medular.

En cualquier caso, la estructura del esmalte y sus condiciones físicas son una gran garantía de durabilidad para los dientes de nuestros pacientes, por lo que tener una mentalidad abierta respecto al cuidado de este material dental, es fundamental para conservar una salud en los dientes inmejorable.

En Dentosalud, somos conscientes de las necesidades de cada paciente, y estamos muy involucados con la evolución de la salud de todos ellos, por eso aclarar las dudas relacionadas con la importancia del esmalte, es primordial para nuestro trabajo diario.

Share This