LA CARIES: PROBLEMA, ESTRATEGIAS DE CONTROL Y CARIES DEL BIBERÓN.

La caries sigue siendo la enfermedad mas frecuente en la infancia, como enfermedad bacteriana transmisible debe controlarse lo antes posible.

La caries temprana de la infancia, es aquella que se detecta antes de los seis años de edad.

Es muy importante el papel del personal médico y de enfermería en la prevención de caries en infancia, ya que, el niño realiza múltiples visitas médicas y raramente

suele hacerlo al dentista.

El uso de flúor, incluido en la pasta dentífrica es la medida más importante para la prevención de caries.

 

Hasta los 7- 8 años de edad, los padres deben supervisar el cepillado dental de sus hijos.

Las bebidas azucaradas crean riesgo de caries, incluidas la leche y los zumos.

Es importante que los padres sean instruidos en conseguir unos buenos hábitos dietéticos.

El uso del chupete y del biberón no debe prolongarse más allá del año. Existe un tipo de caries conocida como la caries del biberón. Es un proceso de destrucción del diente por una

desmineralización de la superficie dental. La caries se produce por la succión continua de azúcares que, en el caso de lactantes, contiene la leche.

La prescripción de suplementos de flúor debe ser realizada por el dentista teniendo en cuenta los niveles de flúor en el agua comunitaria, la edad y el nivel de riesgo de caries.

 

 

¿Cómo se trata?

Lo más importante es la prevención evitando dar biberones con zumos o con alto contenido en azúcares. El niño debe hacer las tomas en los horarios en que le toque y se debe procurar que el resto del tiempo tenga la boca bien limpia. Esto se puede conseguir limpiando las encías con una gasa empapada en agua o dando agua en el biberón (nunca zumo o fruta).

 

¿Qué pronóstico tiene?

Bueno si se corrige a tiempo. Si no se corrige estos niños padecerán cuadros graves de caries que a su vez pueden generar importantes complicaciones.

 

¿Cuáles son las medidas de prevención?

En los lactantes se pueden limpiar las encías o los dientes con una gasa húmeda tras las tomas. A partir de los dos años se puede enseñar a los niños

a cepillarse los dientes y los padres se los pueden cepillar al menos por la noche, a modo de juego. El flúor es muy útil en la prevención de caries. Este se puede administrar con los dentífricos o los colutorios. En general y sobre todo en las zonas donde el agua está fluorada no se recomienda añadir flúor por vía oral, salvo en los casos de déficit (y en estos casos debe estar indicado por el pediatra).

La caries del biberón se produce por tomas frecuentes o continuas de biberón, especialmente si estos llevan zumo de frutas o cualquier otro tipo de azúcar. Para prevenirla se deben evitar estas tomas y desde luego nunca dejar al niño acostado con el biberón a modo de chupete.

 

Share This