Oclusión y ATM

La mandíbula y el cráneo están conectados a través de la articulación temporomandibular, la cual permite que se pueda abrir y cerrar la boca, así como el resto de movimientos que se realizan con ella, como gesticular, hablar o comer.

La mala posición de la ATM puede alterar esas funciones, y esto pude estar originado por diversos factores, como la mala posición de los dientes, el estrés, masticar chicle, apretar los dientes o morder bolígrafos.

Preguntas frecuentes:

¿Porqué aparece la disfunción masticatoria o disfunción de la ATM?

La articulación temporomandibular puede verse afectada por prácticas o hábitos diarios que perjudican su posición y su funcionalidad, tales como el propio estrés de las rutinas, el bruxismo, morderse las uñas, o incluso comer pipas, entre otros factores de riesgo.

¿Cuáles son los síntomas de la disfunción masticatoria?

La disfunción masticatoria presenta los siguientes síntomas: dolor en el lugar de inserción de la ATM, justo delante de las orejas, chasquidos al abrir o cerrar la boca, o un bloqueo de la mandíbula al bostezar o abrir la boca mucho, que impide abrirla lo que se quisiera.

¿Cómo puedo prevenir la disfunción masticatoria?

La posición de los dientes dentro de la boca es fundamental en el origen de la disfunción del ATM, por eso revisiones periódicas para ver la evolución del movimiento dental son importantes en la prevención. En casos de extracción de piezas dentales, es conveniente sustituirlas, con el principal objetivo de que no cambie la manera de la mordida. Y por supuesto, cuando existan hábitos poco saludables en este sentido, será muy beneficioso poder controlarlos y hacerlos desaparecer.

¿Cómo se puede tratar esta disfunción?

El tratamiento de la disfunción masticatoria suele tener resultados favorables al usar una férula de descarga o férula oclusal. Y en los casos en los que el dolor sea acusado, también un tratamiento analgésico, ayudará mucho a que el paciente se sienta más liberado.

Share This