Periodoncia

La enfermedad periodontal:

Es un padecimiento que va afectando progresivamente a los tejidos de soporte del diente, desde la encía hasta el hueso. Es una enfermedad grave, pues en sus grados más avanzados conduce a la movilidad y pérdida dentaria. En su primer estadío puede presentarse sangrado e inflamación de la encía, es lo que llamamos gingivitis, en la que no hay pérdida de hueso y es reversible si se trata.

Cuando se produce pérdida de hueso, la gingivitis pasa a ser enfermedad periodontal. Esta es una enfermedad crónica y puede ser silente (no hay síntomas) pasado desapercibida, en otros casos puede haber sangrado, inflamación, retracción de la encía, aumento de la sensibilidad dentaria, migración y movilidad de las piezas.

La evolución de la enfermedad puede detenerse, siendo la recuperación del proceso tanto mejor cuanto más precozmente se haya detectado y tratado.

El tratamiento periodontal: 

Primero se realiza un estudio periodontal para determinar el estadío de la enfermedad y tener un registro de la evolución del caso tras el tratamiento. Con la profilaxis o tartrectomía limpiamos el cálculo supragingival.

El tratamiento periodontal lo dividimos en:

Básico:

Raspado y alisado radicular o curetaje, que consiste en la limpieza del cálculo intragingival y alisado de la raíz.

Avanzado:

Si la enfermedad periodontal continúa activa después del tratamiento básico, se puede realizar un                                                                 tratamiento quirúrgico avanzado.

Evolución

La gingivitis establecida, si no se trata, puede evolucionar a enfermedad periodontal y conlleva pérdida de hueso. Las toxinas de las bacterias que se encuentran en la bolsa periodontal provocan la destrucción del hueso alveolar que soporta los dientes. Cuando la destrucción ósea es grande comienza la movilidad y migración dentaria que acaba con la pérdida del diente. puede permanecer durante muchos años sin continuar su evolución. Si no se soluciona el problema, o si disminuyen las defensas, ésta puede evolucionar hacia una periodontitis. En este caso, se forma la llamada bolsa periodontal. Las toxinas de las bacterias penetran fácilmente a través de la superficie de esta bolsa, produciendo rápidamente la destrucción del hueso alveolar. En este momento comienza la movilidad y migración dentaria que acaba con la pérdida del diente.

Preguntas frecuentes…

¿Por qué se produce la enfermedad periodontal? En el origen de la enfermedad periodontal intervienen múltiples factores: mala higiene, estrés, tabaco, factor hereditario, mala alimentación, bacterias, enfermedades generales descontroladas (diabetes, hipertensión, artrosis, etc.). La causa más frecuente es la acumulación de la placa bacteriana y de cálculos (sarro) en la superficie de los dientes.

¿Cómo detectar el problema? Cualquier afectación periodontal comienza con la encía. Ésta pasa de color rosado a rojo intenso, aumenta ligeramente de tamaño, duele levemente, y sangra al cepillarse los dientes. En este estado todavía es reversible, porque no hay destrucción de tejidos.A veces, la enfermedad periodontal es silente y pasa desapercibida. La mejor manera de diagnosticarla y tratarla es pedir consulta con un especialista (periodoncista).

¿Cómo se puede prevenir la enfermedad periodontal? La mejor manera es manteniendo una correcta higiene en casa y acudiendo a las revisiones pertinentes con el higienista o periodoncista, que detectará si existe algún problema relacionado con los tejidos periodontales.

Pide aquí tu valoración

Share This